Sindicalistas protestan en todo Brasil contra la reforma laboral

  • EFE -
Río de Janeiro - Cientos de manifestantes realizaron protestas hoy en varias ciudades de Brasil en contra de la reforma laboral, aprobada por el Congreso Nacional hace seis meses, sancionada por el Gobierno de Michel Temer y que entra en vigor este sábado.

En Sao Paulo, mayor ciudad de Brasil y en donde se registró la mayor protesta, unas 500 personas realizaron un marcha por algunas de las calles del centro de la ciudad hasta concentrarse al frente del Museo de Arte Moderno (MAM).

El presidente de la Central Única de los Trabajadores (CUT, mayor unión sindical del país), Vagner Freitas, que lideró la manifestación, afirmó que las centrales "no permitirán la creación de comisiones de negociación sin la presencia de los sindicatos para acabar con los derechos de los trabajadores".

La advertencia es una referencia a una de las normas de la reforma laboral que permite que los acuerdos negociados entre trabajadores y empresarios tengan mayor valor jurídico que las propias leyes laborales.

"Vamos a fortalecer la presencia de los sindicatos, y el año que viene vamos a elegir un Gobierno que tenga en cuenta los derechos de los trabajadores y un gobernante que cuente con la clase trabajadora", manifestó Freitas al citar las elecciones presidenciales previstas para octubre de 2018.

El diputado por el partido español Podemos, Rafael Mayoral, que participó en la marcha en Sao Paulo dijo que "no es casualidad que (el presidente del Gobierno español, Mariano) Rajoy fuera el primer gobernante en visitar a Temer y el primero en reconocerlo internacionalmente, ya que tienen dos agendas parecidas en contra de los trabajadores y de la mayoría social... por lo que abrazamos la lucha del pueblo brasileño en defensa de la democracia".

En Curitiba, al sur del país, cerca de 300 personas se concentraron en el centro de la ciudad para protestar en contra de esta reforma, según la Policía Militarizada.

En Río de Janeiro, un coche fue incendiado y abandonado en el puente que une esta ciudad con la vecina Niterói, lo que provocó el cierre del mismo durante 10 minutos. Junto al vehículo en llamas fue dejada una pancarta que decía "Poderes podridos. El trabajador resiste".

El Gobierno alega que la reforma permitirá flexibilizar una legislación de la década de 1940 que dificulta las contrataciones, que ayudará a generar empleo y que permitirá una recuperación de la economía brasileña tras dos años de profunda recesión.

Las nuevas normas le dan prioridad, hasta por encima de la ley, a los acuerdos que los sindicatos puedan alcanzar con las empresas en asuntos como la división de las vacaciones, la flexibilización de la jornada de trabajo, los intervalos para el almuerzo, los salarios y la reposición de horas extras.

La modificación de las leyes laborales forma parte de un paquete de ajuste fiscal propuesto por el Ejecutivo para reequilibrar las cuentas públicas del país y sacar a flote la economía, que este año ha comenzado a crecer después de dos ejercicios consecutivos en recesión.

Síguenos en Facebook

Recomendado