Gobierno eleva seguridad en Afganistán tras atentados con más de 50 muertos

  • EFE -
Varias personas asisten al entierro de una de las víctimas del doble atentado contra el Parlamento.
El Gobierno afgano decidió hoy tomar medidas adicionales para elevar la seguridad en el país después de los tres atentados en Kabul, Kandahar y Lashkargah que el martes costaron la vida a más de medio centenar de personas, entre ellos cinco diplomáticos emiratíes.

En una reunión extraordinaria encabezada por el presidente afgano, Ashraf Gani, las autoridades decidieron intensificar las medidas de seguridad en las 34 provincias del país y aumentar los puestos de control móviles y patrullas policiales en Kabul.

"Se les ordenó a todos los órganos de seguridad que eleven la seguridad, que aumenten sus medidas de seguridad y que todas las provincias del país estén preparadas para frustrar ataques terroristas utilizando todos los recursos disponibles", dijo en rueda de prensa el portavoz del Ministerio afgano del Interior, Sediq Sediqqi.

La decisión se anunció después de que ayer tres atentados sacudiesen el país. El primero, contra la vivienda de un líder de la comunidad local en Lashkargah, capital de la sureña provincia de Helmand, que causó siete muertos y ocho heridos.

Horas después un doble atentado se producía en las inmediaciones del Parlamento afgano en Kabul, dejando un saldo de muertos que se eleva ya a 38, de los que 13 eran miembros de las fuerzas de seguridad, mientras que el de heridos alcanzó los 113.

Según Sediqqi, 86 de los heridos eran empleados civiles del Parlamento y otros 27 trabajan para las agencias de seguridad.

La explosión provocada por un primer talibán suicida reunió en el lugar a un gran número de miembros de las fuerzas de seguridad y civiles que acudieron rápidamente para socorrer a las víctimas, explicó a Efe el diputado Abdul Qader Zazai.

La fuente, que se encontraba en un edificio en el recinto del Parlamento cuando se produjo la acción, explicó que unos diez minutos más tarde un automóvil cargado de explosivos se dirigió hacia el área y estalló.

"Vimos en las cámaras de seguridad del complejo cómo el segundo insurgente atacaba fácilmente a la gente congregada en el lugar del primer ataque", afirmó Zazai, quien lamentó que las tropas afganas no hubiesen "asegurado" la zona antes de acudir al rescate.

Un tercer ataque en la sureña Kandahar cerró ayer una jornada negra en Afganistán, añadiendo otra docena de muertos al balance del día, entre ellos cinco diplomáticos emiratíes y cuatro altos funcionarios afganos.

La acción, dirigida contra el complejo de oficinas del gobernador provincial y de la que los talibanes se han desvinculado, causó heridas a 14 personas, incluido el embajador de Emiratos Árabes Unidos en Kabul, Juma Mohammed Abdullah Al Kaabi.

La legación diplomática emiratí sufrió, además, cinco bajas en el ataque, según confirmó en Abu Dabi el Ministerio de Exteriores del país del Golfo en un comunicado recogido por la agencia oficial, WAM.

El Gobierno emiratí ha decretado tres días de luto oficial en honor a los diplomáticos fallecidos, que estaban destinados en una misión que trabajaba en proyectos de desarrollo, humanitarios y educativos en Afganistán.

Afganistán, por su parte, perdió en el ataque a dos parlamentarios, a uno de sus diplomáticos destinados en Washington y al vicegobernador de Kandahar, Abdul Ali Shamsi.

También resultó herido el gobernador provincial, Homayoon Azizi, además de su secretario y su portavoz, si bien todos ellos se encuentran fuera de peligro, según detalló en la rueda de prensa la portavoz del Directorio Independiente de Seguridad, Munera Yousufzada.

"La situación en Kandahar ha vuelto ahora a la normalidad, la oficina del gobernador está abierta y la gente está visitando la oficina para sus trabajos diarios", aseveró.

Una delegación de alto nivel liderada por el asesor de Seguridad Nacional, Muhammad Hanif Atmar, se encuentra ya en la ciudad para investigar el suceso.

Tras el golpe a ambas Administraciones, Gani mantuvo esta mañana una conversación telefónica con su homólogo emiratí, el jeque Jalifa bin Zayed al Nahyan, y le agradeció la cooperación y ayuda proporcionada por su país.

Además, el presidente afgano ha ordenado a las agencias de seguridad que "no escatimen en esfuerzos para proporcionar seguridad a los diplomáticos de EAU en Afganistán", según un comunicado del palacio presidencial.

Síguenos en Facebook

Recomendado