Aida Cuevas lamenta pérdida de espacio de música mexicana y apuesta a jóvenes

  • EFE -
México - Aida Cuevas, una de las máximas exponentes de la canción mexicana, lamenta que esta música ya no tiene casi espacio en los medios y no se abren caminos para nuevos talentos, por lo que defiende la necesidad de enseñar a los más jóvenes sus "raíces".

"Desgraciadamente, la música mexicana ha perdido mucho auge", señala la artista (Ciudad de México, 1963) en una entrevista con Efe, apenas unas semanas antes de que presente su nuevo disco, "Totalmente Juan Gabriel. Volumen II", done incluirá algunos de los 63 temas que le cedió el Divo de Juárez.

No es cuestión de que haya disminuido el talento, sino que las disqueras no facilitan el acceso a los jóvenes y "nadie quiere grabar" este tipo de música, por lo que los artistas "o desertan de esta carrera o se meten a cantar otro tipo de música" que sí es escuchada.

Pese a que la música mexicana no suena en la radio y en la televisión, "hay muy pocos programas que se interesan", Cuevas apuesta por enseñar a los más pequeños "el amor por lo nuestro".

"Es nuestra obligación enseñarle a las nuevas generaciones quiénes somos, de dónde venimos, quiénes son nuestras raíces", clama, y menciona nombres como Jorge Negrete y Pedro Infante.

Ella se encontró y compartió escenario con grandes voces de la música ranchera como Lola Beltrán, Lucha Villa y Amalia Mendoza, con las que aprendió a "entregarse".

Pero si hay un nombre que hizo de ella la artista que ahora es, asegura, es Juan Gabriel (1950-2016), a quien conoció cuando tenía 19 años.

Entones ella ya había grabado varios discos de la mano de Armando Manzanero, pero Alberto Aguilera, nombre real del artista, "cambió totalmente" el concepto que tenía sobre "cómo trabajar".

"Él era un hombre perfeccionista y me enseñó a querer más lo que hago", afirma Cuevas.

Mientras habla, a sus espaldas descansan dos fotografías, un retrato de un joven Juan Gabriel y una instantánea de los dos cantantes, posando sonrientes en Santa Mónica (California, EE.UU.), el mismo lugar donde el Divo de Juárez falleció el 28 de agosto de 2016.

Justo cuando se cumple el aniversario de la muerte del cantautor, Cuevas presentará su nuevo trabajo, con canciones de Juan Gabriel grabadas con mariachi, algunas de ellas inéditas.

La ganadora de un Grammy Latino por el disco "De corazón a corazón" cuenta con más de 40 años de trayectoria, y cuando mira atrás, se ve a sí misma como "una niña muy ingenua", que "quería llegar a hacer algo", pero no pensaba en cuánto alcance quería tener, sino simplemente que a la gente le gustara su música.

Opina que ahora, "después de tantos años", es cuando está viendo los resultados de hacer su trabajo "con amor y con pasión".

"Yo no ando de picaflor, no grabo ahorita cumbia y mañana baladas; yo soy netamente cantante de música ranchera", remarca la artista.

Trabajando de manera incansable, en su carrera ha intentado seguir el ritmo de un disco por año -ahora tiene 39 producciones-, aunque no siempre lo ha conseguido, porque hubo un tiempo en el que la "congelaron" en su discográfica, sin dejar que grabara.

"Ahí perdí casi dos años", relata Cuevas, quien resolvió esta situación creando junto con su hijo, Rodrigo, un sello propio.

Respecto a este salto, que dio en 2010, comenta que en las discográficas anteriores nunca le pagaron sus regalías correspondientes: "Se han quedado con mi dinero de los discos y eso es un robo".

"Yo prefiero hacer mis discos, los mando a maquilar, llevo el control de lo que estoy haciendo y todos los derechos son míos (...), trabajo para mí misma", subraya Cuevas.

Recomendado