Baluchistán aguarda el progreso junto al corredor chino por Pakistán

  • EFE -
Rodeada por montañas y desierto, con un aeropuerto sin vuelos y una universidad corta de profesores, la ciudad de Khuzdar (centro de Pakistán) aguarda a que un millonario proyecto de infraestructuras chino-paquistaní traiga el progreso con la esperanza de no quedar una vez más abandonada.

Con una sensación de abandono histórico y trenes perdidos, la provincia de Baluchistán, de la que Khuzdar es su segunda mayor ciudad, es una de las zonas menos desarrolladas de Pakistán.

La urbe no tiene gas a pesar de que se descubrió ese recurso en la región en 1952 y se exporta a otras áreas. En esta provincia, el sentimiento se puede resumir así: "Baluchistán existe".

"Aquí no hay buenos colegios, ni hospitales. Nadie quiere venir aquí. Con nuestra situación entre las tres rutas del corredor chino esperamos que nos llegue el progreso, desarrollo y trabajos", dijo a Efe el vicerrector de la Universidad de Ingeniería y Tecnología de Khuzdar, Mohamed Amin.

El vicerrector explicó que tienen grandes problemas para atraer a profesores a su centro educativo, por lo que decidieron entregar un coche y doblar el sueldo a los catedráticos que acepten enseñar en su universidad.

La oferta, sin embargo, no ha obtenido los resultados esperados.

Las esperanzas de muchos de los habitantes de esta región están puestas en el Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), una ruta comercial que conectará la ciudad de Kasghar, en la provincia noroccidental china de Xinjiang, con el puerto paquistaní de Gwadar (suroeste), en Baluchistán, proporcionando al gigante chino una puerta al mar Arábigo.

El proyecto, puesto en marcha en 2015, prevé la inversión de 46.000 millones de dólares en infraestructuras en el país asiático, en especial en carreteras y plantas energéticas.

En Khuzdar, con unos 300.000 habitantes, esperan que la urbe se convierta en un centro logístico y comercial gracias a su estratégica localización entre las tres vías que forman el CPEC y a la creación de una zona económica especial.

El ministro paquistaní de Puertos, Hasil Khan Bizenjo, recordó la semana pasada en una conferencia sobre el CPEC en Khuzdar que hasta ahora el progreso ha pasado de largo por Baluchistán, incluso a costa de los recursos de la zona.

"Queremos asegurarnos de que con el CPEC no nos ocurre lo mismo que en 1952, cuando se descubrió gas en la región y en 2017 todavía no hay gas en Khuzdar", dijo a la audiencia Bizenjo, nacido en la provincia.

Baluchistán, la mayor provincia del país con un 43 % del territorio nacional y la menor densidad de población con apenas un 7 % de los estimados 200 millones de paquistaníes, ha protestado durante décadas porque considera que sus recursos naturales, entre ellos oro, gas natural y cobre, van a parar a otras regiones y recibe poco a cambio.

Las autoridades aseguran que esto cambiará.

"Baluchistán ha estado abandonada en el pasado por diferentes razones, pero ya no", aseguró el jefe del Ejército de Pakistán, el general Qamar Javed Bajwa, ante los estudiantes, autoridades locales y representantes de la sociedad civil que asistieron al seminario.

Para la activista Salma Mohamed Hassni, cuyo padre y hermano fueron asesinados por grupos independentistas que operan en la zona, el desarrollo ayudará a acabar con la insurgencia.

"Es la primera vez que se habla de desarrollo aquí", resaltó a Efe la directora de la ONG Devote, centrada en ayudar a las víctimas del terrorismo.

Hassni afirmó que hasta hace dos o tres años no era posible salir a la calle en Khuzdar una vez puesto el sol por la violencia y el toque de queda, y que muchos vecinos abandonaron la ciudad por los asesinatos y secuestros.

"Lo más importante es el desarrollo, creo que nuevas oportunidades podrían acabar con el independentismo y la violencia", dijo la activista.

Algunos expresan en voz alta sus temores de que la historia se repita de nuevo y Baluchistán quede al margen del prometido progreso de la manos de China.

"Quiero saber cuántos de los recursos del CPEC se invertirán en Baluchistán. Siempre nos dicen que Baluchistán es una provincia atrasada, es algo que nos duele, y nos gustaría acabar con esa etiqueta", afirmó una joven estudiante durante la conferencia.

Recomendado