Mauro Icardi, un número 9 letal en el área de penalti

  • EFE -
Roma - El argentino del Inter Mauro Icardi fue protagonista con un triplete en el derbi ganado el domingo ante el Milan y se confirmó como un delantero letal en el área de penalti, una zona en la que marcó todas sus nueve dianas ligueras.

La imagen de Icardi enseñando su camiseta a los 80.018 espectadores de San Siro tras firmar el penalti decisivo en el 90 se quedará como el símbolo de este derbi milanés y agrandó el papel de líder que el internacional argentino tiene en el vestuario del Inter.

Cuando, a falta de dos minutos para el final, el técnico del Inter, Luciano Spalletti, le sustituyó, la afición "nerazzurra" le dedicó una larga ovación para darle las gracias por una actuación que rozó la perfección.

El delantero centro nacido en Rosario en 1993 tocó veinticuatro balones en la noche de San Siro y remató cuatro veces a portería, batiendo al guardameta Gianluigi Donnarumma tres veces.

Fueron los goles del 1-0, 2-1 y 3-2: tres dianas determinantes para derrotar a un Milan cuya reacción fue liderada por el español Jesús Fernández Sáez "Suso".

Las dos primeros tantos se originaron con unos centros desde la banda, primero de Antonio Candreva y luego del croata Ivan Perisic, e Icardi fue contundente, al anticipar al defensa y al ajustar esos dos balones al segundo poste.

El 3-2 llegó desde el punto de penalti y permitió al argentino situarse tercero en la clasificación de los mejores artilleros de Italia, detrás de su compatriota Paulo Dybala (10 goles con el Juventus) y Ciro Immobile (11 tantos con el Lazio).

El delantero centro del Inter está viviendo un brillante arranque de temporada y presume de una media de más de un gol por partido, con una constante: los marcó todos desde dentro del área de penalti.

Empezó en la primera jornada con un doblete al Fiorentina, con un gol de penalti y un cabezazo a pase de Perisic, y se repitió en la segunda fecha con otras dos dianas al Roma, para darle al Inter un trascendental triunfo por 3-2 en el Estadio Olímpico.

El gran comienzo del Inter, que ocupa la segunda posición, fue propiciado por otros dos importantes goles, marcados de penalti para ganar al Spal de Ferrara (2-0) y evitar la derrota en el campo del Bolonia (1-1).

El rosarino vivió otra gran noche el domingo, lo que le permitió seguir la estela de su compatriota Diego Milito, que fue el último futbolista del Inter capaz de marcar un triplete al eterno rival milanés.

Y es que este año Icardi logró añadir a sus grandes registros goleadores un intenso trabajo al servicio del equipo, participando activamente a la fase defensiva y bajando su posición hasta el centro del campo para recuperar balones.

Es una aportación determinante para el juego de los "nerazzurri", que dio sus dividendos también en el último derbi.

En ocasión del segundo gol, Icardi presionó a su compatriota Lucas Biglia en el centro del campo, le quitó el balón y lanzó en profundidad a Perisic, antes de encargarse él mismo de anotar el momentáneo 2-1.

De seguir trabajando con esta intensidad y mantener este ritmo goleador, Icardi puede convertirse en una pieza preciosa también para la selección argentina en la temporada que concluirá con el Mundial de Rusia 2018.

Síguenos en Facebook