Perú se debate entre Ruidíaz o Farfán para no perder el tren al Mundial

  • EFE -
Lima - Perú tiene el dilema de escoger entre Raúl Ruidíaz o Jefferson Farfán para ocupar el lugar del sancionado Paolo Guerrero en su próximo partido de las eliminatorias contra Bolivia en Lima, primera de las últimas cuatro estaciones que tienen los peruanos para no perderse el tren al Mundial de Rusia 2018.

El seleccionador de Perú, el argentino Ricardo Gareca, volvió a citar a Farfán más de un año después de haberlo dejado fuera de las convocatorias, y con ello alimentó el debate sobre quién es el jugador más idóneo para reemplazar a Guerrero, goleador en los últimos cuatro partidos de la Blanquirroja.

Perú ocupa el séptimo puesto de las eliminatorias con 18 puntos, a cuatro de Argentina, que es quinta, pero puede queda cerca del cupo para el Mundial si suma puntos a expensas de Bolivia y Ecuador.

Ruidíaz ha sido durante el último año el sustituto natural de Guerrero ante la ausencia de Farfán y de otros como Claudio Pizarro, e incluso él se ha proclamado como su sucesor en la selección.

Aunque su afirmación pueda sonar vanidosa, no es baladí, pues ha conseguido importantes goles con pocos minutos de juego, y actuando como revulsivo desde el banquillo, como lo hizo ante Venezuela el pasado año, o ante Brasil en la Copa América Centenario.

Ruidíaz fue distinguido este año con el balón de oro de la liga mexicana por su destacada temporada con el Morelia, donde fue el máximo goleador del Torneo Clausura con nueve.

Pero una lesión en la rodilla le impidió participar en junio en los amistosos contra Paraguay y Jamaica.

Farfán ve con esta nueva citación la luz al final del túnel tras pasar más de un año afectado por lesiones y con apenas minutos de juego en la alta competición.

Tras recalar en el Lokomotiv de Moscú a comienzo de este año, Farfán ha elevado su nivel físico y en esta temporada ha completado cuatro partidos en los que ha marcado un gol, lo que parece haber convencido a Gareca para volverlo a llamar.

La 'Foquita' obtuvo el perdón de Gareca, al que no le gustó que reconociera una vez terminado el partido contra Venezuela (2-2) el año pasado que no se encontraba en plenas condiciones para jugar, y desde entonces no lo había vuelto a convocar.

A la sombra de Ruidíaz y Farfán está el joven Iván Bulos, un delantero centro más similar a Guerrero, aunque sería sorpresa mayúscula que fuera el titular ante Bolivia.

Además de estar suspendido, Guerrero se está recuperando de una lesión muscular que padeció con el Flamengo, pero se espera que pueda estar listo para enfrentar a Ecuador el 5 de septiembre.

Si el máximo goleador de la selección peruana está en la cancha de Quito, faltará por ver si Gareca le hace hueco a Farfán para que juegue con su amigo o si lo deja en el banquillo junto a Ruidíaz para mantener el mismo bloque de los últimos partidos.

Gareca ha mostrado confianza en ese grupo de jugadores que en marzo venció en Lima por 2-1 a Uruguay, el mismo que pocos meses antes goleó a Paraguay en Asunción por 1-4.

Síguenos en Facebook