Rss Hora Local
Imprimir esta nota
Cambiar Tamaño

AVELINO NOGALES - EL INICIO DE LA PINTURA MODERNA EN BOLIVIA

EL MUSEO NACIONAL DE ARTE, PRESENTA SU PRIMERA EXPOSICIÓN TEMPORAL: “AVELINO NOGALES – EL INICIO DE LA PINTURA MODERNA EN BOLIVIA”

La muestra que será inaugurada el miércoles 16 de enero, a partir de las 19:00 horas, en las Salas Temporales del Museo Nacional de Arte (Comercio esquina Socabaya), permanecerá abierta al público de manera gratuita hasta el domingo 24 de febrero de 2013.

El Museo Nacional de Arte, la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia y el Centro Pedagógico y Cultural Simón I. Patiño, presentan la exposición: “Avelino Nogales - El inicio de la pintura moderna en Bolivia”; muestra itinerante que en principio fue presentada el pasado mes de noviembre en el Centro Pedagógico y Cultural Simón I. Patiño en la ciudad de Cochabamba, y que a partir del miércoles 16 de enero, marcara el inicio del calendario de exposiciones temporales del Museo Nacional de Arte, para posteriormente continuar con su itinerancia por las ciudades de Potosí, en la Casa Nacional de Moneda y Sucre en la Casa de la Libertad.

Esta muestra se hizo posible al esfuerzo del Museo Nacional de Arte y del Centro Pedagógico y Cultural Simón I. Patiño de Cochabamba, quienes emprendieron este proyecto con el fin de revalorizar el excelente trabajo del maestro Avelino G. Nogales, cuya obra marco el inicio de la pintura moderna en Bolivia.

Esta exhibición no sería posible sin el apoyo de la familia de Avelino Nogales, instituciones y coleccionistas particulares, quienes han contribuido con el préstamo de sus obras, que muestran diferentes facetas de su producción artística y que han hecho posible montar esta singular exposición.

El maestro Avelino G. Nogales, nació en Potosí el año de 1870, falleció en Cochabamba en 1948, dejando un gran legado de sus obras, trabajo que dio paso a un nuevo siglo en la pintura boliviana, no sólo por la ubicación cronológica de su vida; sino por lo que significa su aporte técnico y conceptual al desarrollo del género del retrato y la pintura en general, se sabe muy poco de su formación inicial, pero algunos historiadores afirman que sus primeros pasos en la pintura los realizó en la Academia Particular de Dibujo y Pintura que el pintor, José García Mesa (1849 -1911) , creó en Cochabamba en 1900, al retornar luego de haberse formado en Europa. En éste espacio de formación Avelino Nogales, habría compartido entre otros con Adela Zamudio y Teodomiro Beltrán. Para luego complementar su formación en la Academia de Bellas Artes de Buenos Aires y finalmente gracias al apoyo de su amigo Simón I. Patiño, en la Academia de Bellas Artes de París.

Al igual que García Mesa, Avelino G. Nogales, entre 1905 y 1920 dirigió su propia Academia privada de dibujo y pintura en Cochabamba, donde tuvo como estudiante, entre otros, a Raúl G. Prada, que fue uno de los principales paisajistas bolivianos y fundador de la Escuela de Artes Plásticas de Cochabamba, que hoy lleva su nombre. Además de Cecilio Guzmán de Rojas, quién pintó en ese periodo su célebre autorretrato con bombín (1917), que se conserva en el Museo de la Casa Nacional de Moneda en Potosí y que resume la visión del romanticismo imperante en ese periodo, relacionado a la imagen del artista bohemio. Además, Guzmán de Rojas encontró seguramente en la Academia de Avelino Nogales un fuerte sentimiento nacionalista, que marcó ese momento en el pensamiento político y cultural del país, y que lo llevó a producir durante sus años de formación en la Real Academia de San Fernando en Madrid las obras fundacionales del Indigenismo. Avelino Nogales y otros artistas e intelectuales, entre los que destacaron el escultor Alejandro Guardia y el pintor Luís Baya conformaron el Círculo de Bellas Artes de Cochabamba, institución que estuvo destinada a promocionar las artes y que constituyo un espacio importante de debate de las ideas artísticas a principio del siglo XX.

La pintura de caballete en nuestro territorio tiene dos grandes momentos que podemos identificar de manera general hasta la aparición de la pintura de Avelino Nogales, cada una con sus diferentes etapas e influencias, la primera es la del periodo Virreinal, en un primer momento marcada por la presencia de pintores europeos, la influencia de la pintura flamenca, del Barroco español y el Manierismo, y posteriormente por la incursión de los pintores nativos, que consolidaron una forma propia de expresión conocida como Barroco andino.

El segundo momento está relacionado con el periodo de conformación de la república y abarca en realidad el siglo XIX, en ese momento el discurso de la ilustración y el pensamiento positivista que alentaron los principios de la revolución independentista de América del Sur.

Durante el siglo XIX, al igual que en Europa el Arte en nuestra región volvió la mirada a las raíces del pensamiento y la expresión clásica grecorromanas, en ese momento se presentó un gran desarrollo del retrato, relacionado a la necesidad de transmitir las ideas republicanas que estaban encarnadas por los héroes de la independencia, y la presencia de los dignatarios de estado de las nacientes repúblicas, que eran retratados en poses convencionales, generalmente con atuendo militar, medallas y otros atributos como ramas de laurel a manera de coronación, sobre fondos muy sobrios, como lo establecían los cánones del Neoclásico, en un segundo momento las poses se hicieron con mayor soltura y los fondos cobraron mayor importancia introduciendo elementos que referían generalmente a la vida del personaje retratado, en una estética propia del Romanticismo.

Al finalizar el siglo XIX, algunos pintores bolivianos, se formaron fuera del país, sobre todo en las academias de Buenos Aires y en Europa, estos artistas llegaron al país trayendo consigo las ideas del romanticismo y las técnicas de la academia finisecular que incluía las técnicas propias del realismo europeo y los aportes del impresionismo, con la contribución de esa generación se formó, inicialmente, Avelino Nogales, formación que se enriqueció con los estudios que realizó en la Argentina, cuando la formación de la Academia de Bellas Artes de Buenos Aires y toda la cultura argentina se encontraban fuertemente influidas por las migraciones europeas, en especial italiana y francesa. En este periodo la labor de Avelino G. Nogales alcanzó un muy buen nivel, como lo testimonian los diplomas que le otorgó la Academia de Bellas Artes de Buenos Aires.

A su retorno se relacionó con Simón I. Patiño, el más importante representante de una generación de industriales mineros que lideraron la economía e influyeron en otros ámbitos de la vida del país, como la política y las artes, en éste sentido muchas obras de éste período respondieron a la necesidad de decorar las mansiones, de una burguesía emergente, generalmente de estilo ecléctico, que emulaban la moda de la decoración de la Belle Epoqué europea. Avelino Nogales , realizo una importante cantidad de retratos para Patiño quien lo patrocinó para que pudiera complementar sus estudios en La Academia de Bellas Artes en París, justamente en el periodo en el que se inició el movimiento del Modernismo, movimiento popular inspirado en la idea de “democratizar la belleza” y que inicia una nueva línea y concepto en el diseño y las artes que responde a la aplicación de los principios del arte al diseño de objetos, maquinaria, afiches y otros elementos que acompañaban la vida cotidiana.

La muestra que será inaugurada el miércoles 16 de enero, a partir de las 19:00 horas, en las Salas Temporales del Museo Nacional de Arte (Comercio esquina Socabaya), permanecerá abierta al público de manera gratuita hasta el domingo 24 de febrero de 2013.

MUSEO NACIONAL DE ARTE

c. Comercio esq. Socabaya (Central)

MAPA DE UBICACIÓN

Publicidad

COMENTARIOS

AGENDA DE EVENTOS

Octubre 2014
D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22
23 24 25
26 27 28 29 30 31